sábado, 28 de noviembre de 2009

Volar entre nubes.




¿Por qué todo se complica?
Si el cielo no habita en la tierra,
¿por qué pretender volar entre nubes?
¿Acaso no somos nada
hasta que alguien nos enfrenta
a decirnos lo que somos?
¿Y qué somos?
Un puñado de circunstancias.
Un manojo de nervios.
Callamos para no herir.
Hablamos cuando no sabemos qué decir.
Morimos de amor al alba y aún así,
nos vestimos y detenemos nuestro taxi
(la vida sigue, dicen).
¿Por qué todo se complica?
Si hasta los colores perdieron su definición.
Ya no sabemos qué es lo primario
en esta vida.
¿Cómo creernos alguien sin necesidad
de que el otro nos lo diga?
¿Cómo soñar en un mundo
donde los techos son cada vez más bajos
y las paredes más oscuras?

Hoy perdí los sueños un instante;
el camino de las cosas.
Aún no sé si eran mías.
Me hallé parada en un sitio
al cual yo no quería llegar.
Como quien pierde un mapa, me encontré sin dirección
y no supe qué hacer.
Simplemente, decidí no moverme.
Sé que en otra oportunidad hubiera corrido,
pero esta vez no.
Solo dejé que el viento me dijera
hacia donde iban los pájaros.
Y los seguí con mis ojos.

Si el cielo no habita en la tierra,
¿por qué pretender volar entre nubes?
Porque sí.
Porque nada ni nadie puede impedirnos
que despleguemos nuestras alas.

Winona.
03/10/05

2 comentarios:

  1. Buen blog xica nos estamos leyendo.
    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Gracias Lorena, anduve husmeando el tuyo.
    Saludos y nos estamos leyendo!

    ResponderEliminar